Había que ganar, y se ganó

Era lo más importante de todo, conseguir los tres puntos. Después de la bochornosa derrota de Getafe y tras desechar la Champions había que ganar para no complicarse la plaza que nos daría derecho a jugar competición europea por octavo año consecutivo, que se dice pronto.

Quizás el Villarreal no era el rival más idóneo para reencontrarse con la victoria o quizás si, el submarino amarillo suele caer derrotado cada vez que visita Nervión y ayer no fue una excepción.


El partido se nos puso pronto de cara con la magistral falta botada por Ivan Rakitic y la gran vaselina de Negredo tras un excepcional pase de Perotti. A partir de ahí fútbol control para llegar al descanso con una cómoda ventaja.

Pero en la segunda parte volvieron a aparecer los fantasmas, el Villarreal se dedicó a hacer su fútbol demostrando el porqué de su cuarta plaza y una personalidad de juego y estilo propio, que es principalmente de lo que carece este Sevilla.

Zokora dejó de jugar al fútbol como viene siendo habitual y el boquete en el centro del campo era de órdago para que el submarino hiciera y deshiciera a su gusto y fruto de ello llegó el gol del leñero homenajeado Marchena.

En esta ocasión Manzano intentó poner remedio a la enfermedad y aunque la sangría del Villarreal parecía no tener fin parece que el de Bailén acertó con la entrada de Romaric por el desaparecido Rodri. El marfileño pareció sentenciar el marcador con el tercer gol tras una asistencia de cabeza de Negredo que volvió a rendir a un nivel espectacular.

A partir de ahí el Sevilla se dedicó a defender el resultado, Rossi nos dejo un golazo para la galería y el partido acabó como todos ya sabemos, con el lanzamiento de balones al terreno de juego para parar el partido, imagen en mi opinión de equipo de tercera división, de auténtica vergüenza.

Del Nido ya se encargó de condenar el acto justo al acabar el encuentro ante las cámaras de Canal + aseverando que se tomarán medidas, pero esto es Sevilla y el Sevilla, donde es fácil hacer leña del árbol caído en tu propia ciudad y donde escuecen y envidian nuestras victorias allende de nuestras fronteras.

Del feo gesto de Rossi de agredir e intentar marcar(dió en el palo) con el jugador agredido en el suelo no decimos nada. Eso si que está feo por parte de un profesional, lo de los balones al fin y al cabo procedían de la grada.

Así que a los que le pique que se rasquen y que se sigan rascando.

No se si el Villarreal es mejor equipo que el Sevilla, que juegan mejor esta claro, pero de las cuatro veces que nos hemos visto las caras les hemos superado en tres y ellos en una(nos robaron). Tenemos un equipo muy desaprovechado que con un buen entrenador hubiéramos conseguido la tercera plaza de calle.

Europa está más cerca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Déjame tu comentario, preferiblemente sin insultos ni amenazas, leo todos los comentarios e intento responder a la mayor brevedad posible.

Para cualquier duda, sugerencia o pregunta puedes hacerlo a través de aquí o enviando un correo directamente a ser-sevillista@hotmail.com, gracias.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons